que es la mediación

Actualmente, existen muchos procedimientos legales que ayudan a resolver cualquier tipo de problema de manera justa y teniendo en cuenta todos los factores que influyen. La mediación es una de estas técnicas en las que los intermediarios pueden tratar de llegar a una conclusión más acorde con la situación y es que este proceso trata de establecer un diálogo directo y participativo consiguiendo analizar el origen del conflicto y poniendo una solución sin tener que acudir a los juzgados.

¿Qué es la mediación?

La mediación es un procedimiento confidencial, por lo que las diferentes partes no están obligadas a divulgar información que consideren o deseen tener como privadas. Junto con ésto, se trata de un procedimiento que está basado en los intereses de las partes, por lo que el resultado estará sujeto a los hechos objeto de la controversia y a los derechos aplicables. Ésto hace que las partes puedan determinar libremente el resultado, teniendo en cuenta el futuro de la relación comercial y no solo la conducta previa.

Existe una tercera parte, que es conocida como mediador que trata de ayudar a las diferentes partes para solucionar su controversia, analizando y buscando un acuerdo mutuo y que sea satisfactorio para todos.

Es importante destacar que la mediación es un procedimiento no obligatorio, es decir, que cuando las partes hayan decidido iniciar una mediación, no es obligatorio que continúen con el procedimiento completo.

Todo esto, hace que la mediación tenga un riesgo mínimo para las diferentes partes, incluso aunque no se llegara a un acuerdo, ya que gracias a este procedimiento las partes pueden definir los hechos y las cuestiones que son objeto de la controversia.

El objetivo de la mediación, consiste en que las partes que están involucradas en el proceso puedan tener la capacidad de hacer frente a los problemas y que sean ellos mismos los que tengan la habilidad de ofrecer y aportar soluciones de forma rápida.

La figura del mediador

En cuanto a la figura del mediador, puede ayudar a las partes en la toma de las decisiones, pudiendo ser de dos tipos.

El primer modelo es el de mediación-facilitación, con la que el mediador trata de facilitar la comunicación entre las partes y que haya comprensión de las diferentes perspectivas.

En el segundo modelo, la mediación evaluación, el mediador trata de hacer una evaluación no vinculante de la controversia, en las que las diferentes partes tienen la libertad de aceptar o rechazar esa solución. Son las partes las que deciden qué modelo desean seguir en el proceso.

¿Qué diferencias hay entre la mediación y el arbitraje?

En una mediación, las diferentes partes tienen la responsabilidad y el control de la controversia, sin transferir ningún tipo de poder al mediador. Como hemos dicho anteriormente, la mediación trata de buscar una solución a fin a los intereses de las partes mientras que el arbitraje es un procedimiento basado en derechos.

En el arbitraje, las partes deben convencer al tribunal de arbitraje de lo justificado mientras que en la mediación una de las partes tan solo debe tratar de convencer a la otra parte o negociar con ella para llegar a un acuerdo.

Con todo esto, podemos definir la mediación como un proceso mucho más informal que el arbitraje.

La mediación ofrece la posibilidad de recurrir a ésta sin importar la etapa de la controversia en la que se encuentren las partes, pudiendo ayudar y buscar una solución en el momento que consideren más oportuno.

La mediación es un proceso que trata de buscar una solución entre las partes interesadas de manera que esté más ajustada a los intereses de ambos. Gracias a ésto pueden manejar siempre todo el proceso ambas partes y determinar que soluciones pueden ser las más adecuadas.

Legal Momentum

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *